Sunday, November 1, 2009

Alfredo Espino un poeta Salvadoreño

Viviendo en un mundo de sueños tangibles,
Solía el sabor de la poesía, de nuestro poeta.
Alcanzando elevar sus estrofas, hasta la meta,
Su inspiración por la naturaleza son invencibles.

Un joven poeta, originario de Ahuachapan,
Escribiendo poesía, con canto del colorido.
Sus formas expresivas sin echarlas al olvido,
Elogios a su contribución poética, aplaudan.

En sus rimas tan bellas y notas frecuentes,
Aclamaba el poeta a los campos de caña.
A las flores de cañales, que el tiempo baña,
Y al amor sencillamente, ríos de corrientes.

A una edad de veinte y ocho años expira,
Por un fracaso de amor, prefirió la muerte,
Quitándose la vida y su poesía ahí pendiente.
Un abogado de la Universidad Nacional suspira.

Sin embargo, a pesar de su corto tiempo de vida,
En la existencia de uno, de los poetas escribe.
A un mundo repleto de ambición y describe,
La necesidad de conciliar, su alma entristecida.

Madre naturaleza, que invocas a los poetas,
A descifrar tu entrañas y tu misma belleza.
Cuna de los ensueños, de tu pura destreza,
Que la existencia nos arroja, bajo tus grietas.

Si la muerte nos llevara, a todos tan lejos,
Bajo el silencio empolvado, y al infinito.
Te aseguro que seria un sueño maldito,
Vivir la vida y morir con todos los aquejaos.

Alfredo Espino, esta en El Salvador vivo,
Dejando su legado de poemas libro abierto.
OH, dicha del poeta, alejándose del muerto.
Imponiendo su alegría, en la patria objetivo.

No comments:

Post a Comment