Saturday, April 30, 2016

Poetas de la noche





Ha llegado la noche y todo se cubre,
de sombra imperante en esta agonía,
oscuridad letal, acuartelando luz y día,
cuando el tiempo pasajero es tan mugre.

Somos poetas de la noche y del tiempo,
emboscamos nuestras propias oscuranas,
floreciendo las intrigas perennes humanas,
jugamos con lobos, teniendo pasatiempo.

¡Oh criaturas divisibles, cerrando los ojos!
con una plegaria oscura, abrimos la herida,
y permanentemente nos comprime en vida,
mientras la gloriosa mano, pone despojos.

Poetas de la noche, caballeros templarios,
reaparecen los designios de conquistadores,
y marchan los símbolos entre sus moradores,
el bien majestuoso espiritual y de escapularios.

Nos llega una oscurana, de apacible melodía,
estremeciendo el porvenir, que nunca llega,
porque el progreso humano, siempre niega,
beneficiando al poderoso y triste cobardía.

Wednesday, April 27, 2016

Mientras dormía pensaba



Que la Gloria alcanzaba,
y en un hilo me prendía,
cuando al cielo puro subía,
en la nada, nada encontraba.

Era ensueño casi de muerte,
perdíamos en los laberintos,
en lugares terribles distintos,
dormido pensaba por suerte.

Volaba como rayo disparado,
hasta encontrar una entrada,
de hierro el portón de la nada,
para ser, prontamente juzgado.

No era el infierno, sino paraíso,
que sacudía mi alma pecadora,
y buscaba bendita paz en hora,
en ese mundo esclavo sumiso.

Un perro ladraba ferozmente,
despertando sentí una agonía,
pues allá, en verdad me moría,
sin encontrar algún indigente.


Todo conectado en la cárcel del tiempo





Nada esta desconectado en su sombra,
en el tiempo cárcel, que nos destroza,
tejidos terrenales, vueltas de una moza,
que en el sepulcro plantado se nombra.

El tiempo me abraza y me seduce ligero,
mientras paso los chaparrones agotados,
en los momentos inmortales, ya fusilados,
cuando escucho el canto, de un jilguero.

La humanidad percibe lo superficial dado,
y no penetra en las telarañas plantadas,
nos guían a morir, con las manos atadas,
pues todo lo existente esta concatenado.

Somos presa de leones salvajes foráneos,
viviendo en la jungla del tiempo cristalino,
siempre el más fuerte, nos impone el sino,
cantando canciones de cuna, a los cráneos.

La miseria encarcelando al libre, para morir,
y no podemos descubrir, dejando ir esa hora,
que nos aplasta con su cárcel, muy invasora,
y morimos soñolientos, y tus pasos descubrir.

Saturday, April 23, 2016

Patria de sangre fría





Crueles caminos planteados,
deshojando el tiempo muerto,
sentenciando todo encubierto,
en los arboles sabios añorados.

La sangre corre como rio lecho,
donde muere torbellino canto,
vistiéndose la noche de espanto,
y alumbrando el mundo estrecho.

El conocido capital, que despierta,
la ambición acumulando la guerra,
en una patria fría, que nos destierra,
pero el tiempo fusila y abre la puerta.

Hermosos prados de sangre envestida,
desde la conquista de los extranjeros,
que clonan sueños, en días embusteros,
explotan nuestra sangre, quitando la vida.

Todo un ensueño, que parece mundano,
disecar el alma, en una patria sangrada,
llorando en la arena y la plata agarrada,
sin importar el dolor, de algún humano.

Encuentros celestiales en la tierra





Voy por el milagro y al suspiro,
a la predicción que se acopla,
al verso que el viento lo sopla,
dándome la vida y el respiro.

He visto ángeles terrenales,
luchar contra explotadores,
libertarios sueños y amores,
morir a momentos infernales.

Y se cumple el milagro ahora,
porque el silencio es madera,
cual Cristo puso la primavera,
en la humanidad alentadora.

La muerte angelical ilumina,
los tibios rayos emancipados,
revirtiendo a los desalmados,
al ojo histórico que incrimina.

Morir en campos celestiales,
para suavizar triste desdeño,
y morirse con gran empeño,
en principios fríos y cruciales.