Tuesday, May 24, 2016

Adam y su vieja





Adam hombre solitario en la tierra,
pacíficamente conservaba la vida,
y solitario vivía, de manera pasiva,
un solo hombre, sin tener guerra.

Adam nunca quiso ser obediente,
viendo la hermosa manzana quiso,
desobedeciendo en este paraíso,
y a la manzana le metió el diente.

Pero el lamento llego hasta el cielo,
y de su costilla la mujer pudo nacer,
entonces Adam, se dedico al placer,
inevitablemente Eva, le dio consuelo.

Adam nunca quiso ser obediente,
viendo la hermosa manzana quiso,
desobedeciendo en este paraíso,
y a la manzana le metió el diente.

solamente la mano creadora puede,
realizar con magia, divina salvación,
enviar una dama y aliviar el corazón,
todo es posible, en esto que sucede.

Adam nunca quiso ser obediente,
viendo la hermosa manzana quiso,
desobedeciendo en este paraíso,
y a la manzana le metió el diente.



Ciudad Delgado entras en mis sueños





Muy lejos de tu aroma,
de tu mano cuidadora,
y del silencio que adora,
subiendo aquella loma.

Nostalgia de encanto,
entre bejucos sueltos,
y ensueños envueltos,
dormía con tu canto.

Yo el caminante necio,
yendo a otros lugares,
navegando los mares,
en tiempos tan recios.

Fuiste fiel promesa,
dándome interna fe,
en una planta de café,
y una tasa en la mesa.

Voy a beber el tiempo,
tragando un segundo,
conociendo tu mundo,
todo es un pasatiempo.

Y estas en mis sueños,
cuando duermo vivo,
siguiendo tú objetivo,
con todo mi empeño.                             

Ayer vi partirse el cielo,
y separe pesadas nubes,
ensueños cuando subes,
entrando el triste anhelo.

Ciudad Delgado querida,
seguiré el ensueño fino,
cual alegría de mi camino,
siendo tu parte de mi vida.












Tuesday, May 17, 2016

Soy una gota de mar





Apresurada idea agonizante,
el deseo entero de juventud,
siendo la energía una multitud,
para ser un eterno diamante.

Una gota, tan solo una gota,
que abarca la nada pasajera,
porque tengo la vida entera,
en la condición que se agota.

Voy de viaje, sin nunca llegar,
quedando consumido cabal,
y teniendo el trueno musical,
que la gota jamás llego al mar.

Un rey, se pronuncia en vapor,
decidiendo tener el empeño,
manteniéndome tan pequeño,
y gotosamente todo a su favor.

Se bebe la sangre tan remota,
la esclavitud vida, para reyes,
teniendo los hermosos bueyes,
que de gota en gota se explota.

Eso soy, una gota del mar ahora,
disecando la sangre en espuma,
que al mar inquieto pronto suma,
encadenado al tiempo del otrora.

Silueta del mar





! Oh prodigiosa noche de poesía!
recuperando la fuerza inmortal,
y arrancarme el instinto animal,
dejando incrustada el alma mía.

Silueta del mar, en hora buena,
adelantando los peces a volar,
y en la sombra queriendo jugar,
abrazando la noche tan amena.

Vi una mano, lanzarse tan sola,
gigantesca llama y de espuma,
el mar radiante, que se abruma,
lo cotidiano volviéndose una ola.

Y el destello de los hilos de plata,
que cortan el mar, casi a fortuna,
aquel misterio del ojo o de la luna,
permitiendo tener una noche grata.

No hay silencio, el mar esta bravío,
recitando prosas, en ola constante,
notas musicales del tiempo rasante,
y la silueta del mar, poniendo desafío.



Breve y alegre ternura





Vengo de un mundo desconocido,
y siempre quise encontrar ternura,
aun en mi lejano llano de mi locura,
nunca desmaye, viendo sin sentido.

Cada día fue para mí, episodio de vida,
amanecer y obtener el tiempo a boca,
cuando en la infancia se mira la roca,
y se funden los estragos sin despedida.

Pero la ternura, cual solitaria se perdía,
y paciencia en mis interiores guardados,
consumía dolores, en amores callados,
disipando lo complejo, que no entendía.

Yo creía en un mundo tanto imaginario,
a veces veía los caminantes ir sin rumbo,
como olas del mar, subiendo en tumbo,
morirse ahogado abruptamente solitario.

No faltaba alguien que ofrecia salvarte,
que legítimamente tenemos que orar,
porque el amor, es lo único para salvar,
y lograr un pedazo de cielo y vivir aparte.