Sunday, July 20, 2014

El mundo que me rodea



Luciérnaga temblorosa,
emitiendo luz vespertina,
el amor y fuego de la rosa,
en la noche que avecina.

Este mundo que me rodea,
maldecido en sentimiento,
una luciérnaga me ronronea,
volando tristeza a momento.

Cuanta luz escapa tan eterna,
cuando del cuerpo sale llama,
y en el vuelo la vida consterna,
cual amor, de preciosa dama.

Hay grietas en el paraíso visto,
detonaciones sin poner paro,
el mundo enloquecido previsto,
donde muere el sol y el amparo.

Vuela la muerte sobre el cielo,
edificios demolidos con trueno,
destruyendo todo el consuelo,
enterrando al hombre bueno.

Unas naciones tiene ese poder,
habitantes del planeta a muerte,
con el fuego tronado y demoler,
muere la inocencia, a pura suerte.


Friday, July 18, 2014

Amor perfecto entrelazado



Acostumbrado a despertar temprano,
para verificar, que la vida no se agota,
el amor maravilloso, teniendo tu mano,
y aquel roció puro, que bebía gota a gota.

Amor perfecto entrelazado y su armonía,
besando los sueños, del amor sin ruptura,
fue recogiendo nuestras figuras del día,
dulce amor, que fragmenta la hermosura.

Largo caminar, que en la ciudad montada,
produce un enlace tierno y consuetudinario,
para que viva, perfecta y pura hondonada,
el amor vestido en el perfume y calendario.

Gracias al amor y la piedad, de tu encanto,
y sin ver el monte del olivo, perturbador,
corro en la piedad, del sendero del santo,
resguardándome en la morada y el amor.

Según tu voluntad, ya hecha voy a tu cielo,
desgarrado en la sombra, que me entierra,
como lora agarrada de un palo, en tu anhelo,
muero enamorado, entrelazado en la tierra.








Amor en la frase eternal



Desde arriba me viene una luz,
una simetría con la eternidad,
despierto cada día, en la cruz,
muriéndome en esta realidad.

Amor eterno, que nunca muere,
porque cruzo la línea de la suerte,
y la infinidad desconocida quiere,
que me llegue su pronta muerte.

Así, el rayo que parte mi alma,
en tajadas para el peso relativo,
uno muere en amor y en calma,
por este tiempo puro imperativo.

Luz que invoca, el perfecto rayo,
donde la oscuridad es meteórica,
y el suspiro marino, un desmayo,
en la mar omnipotente retorica.

Tu voz me llega con frase eternal,
y escurre una lágrima de tus ojos,
yo que te amo, muero en el cristal,
secando el amor, en mis despojos.

Amor que de encanto muere



Sorpresa viviente que guardaba,
en la muralla de mi corazón vivo,
mientras el tiempo se consagraba,
en el universo abierto despectivo.

Simplemente mi corazón prefiere,
proseguir la línea, con su encanto,
donde la vida misma pronto hiere,
y sin remedio nos propina espanto.

Soy el péndulo, que oscila constante,
la órbita despiadada, que estremece,
una maquinaria humana proveniente,
recibiendo la monotonía, que aparece.

Todo el amor, se esfuma ligeramente,
dejándome estelas con mucho olvido,
y el mundo se vuelve claro remanente,
abrazando el espacio y en amor perdido.

Voy en la tierra saboreando mi tristeza,
aquel tiempo, que nunca pensé en hora,
cotejando la agonía, flameante belleza,
la infinidad, punto constante a demora.


Sunday, July 13, 2014

Mar de plata y oro la copa de futbol mundial



Cuando el rio suena, es porque el mar de plata viene,
y se distingue el juego en Brasil, el mundo hora buena,
siendo el futbol, lo más grande que Argentina sostiene,
que el pesar de los pobres, deja de ser dulce condena.

Hablando de futbol, con la oración del papa en el vaticano,
santísimo papa de esa nación, en Latino América temprana,
resultara en un penalti, cuando un alemán, meta la mano,
el árbitro gustosamente, que entre la pelota por la ventana.

El mundo alegremente gritara, Argentina, argentina, argentina,
mientras el balón de la copa de oro, será alzado en un segundo,
después de un campeonato, que tenía el alma de futbol vecina,
entonces los pobres del planeta, verán al campeón del mundo.

Sonreirán los niños huérfanos, los ancianitos, con voz y alegría,
conociendo que Argentina, pudo vencer con sus pies y la pelota,
entonces escucharemos las predicciones, el triunfo que vendría,
la justicia y el placer, que la copa quede en la ciudad tan remota.

Dios ampare, a los jugadores que jugaran en el último partido,
sacudirán las cadenas, que amarran con el esclavismo espantoso,
para la definición del campeón, en un mundo puro entretenido,
pero al final, se espera el triunfo de Argentina, sabor muy glorioso.

El futbol unifica al mundo, acerca a los países pobres explotados,
en un mundo repleto de desigualdad, donde la pelota nos monta,
y se disfruta del juego, consumiendo el pesar y días tan agotados,
y  que triunfe Argentina, en Brasil de manera feliz, alegre y pronta.