Tuesday, February 9, 2016

Vino del mundo en la condena



Sangre cristiana en el Salvador,
y la impunidad herida abierta,
la muerte tocando esa puerta,
provocando en la tierra dolor.

España tiene un compromiso,
defender al mundo cristiano,
y sus ciudadanos con permiso,
por ser la patria, del hermano.

La sangre humana el destino,
porque la muerte hizo llegada,
que se convirtió en el camino,
plantear semejante canallada.

Dolor ante el asesinato velado,
justicia que tarda en subsanar,
la muerte del cristiano amado,
conspiración clara de un militar.

Corrió la sangre, en la condena,
y la sangre derramo como vino,
dejando los cadáveres en arena,
la cruz desatinada del peregrino.



Monday, February 8, 2016

Una lagrima convertida en mar





Yo como les puedo dar explicación,
cuando las lagrimas nacen abierto,
porque agonías vienen del corazón,
que forman en el mar, un puerto.

Indetenible agua, que del amor brota,
en el sentimiento humano, que llora,
la muerte de los Jesuitas, copa rota,
que derrama en el alma, que implora.

Tú que te creíste, ser un poderoso,
y mataste a los indefensos cabales,
porque tendías un poder rencoroso,
que distes principios de abismales.

Aquella lágrima, que socorro pedía,
en el momento arbitrario desmedido,
y en tu corazón mortal, bajo que ardía,
nunca en la humanidad, fue entendido.

Apareció un mar, con agua cristalina,
azul como el amor, que de repente,
en la sangre derramada, pura y fina,
personas sensibles, al dolor en frente.

Y se mata, solamente por negro deseo,
sacrificando los dictámenes del poder,
cubierto de sombras, por lo que veo,
un pasado, que nunca debe de volver.

Mientras una lagrima, llega al infinito,
recorre los rostros, de nuestro amar,
convirtiese la sangre, en vino bendito,
por amor, al dolor y que fuera al mar.















Si los muertos pudieran regresar




                                                  
Gran pecado aquí cometido,
matar los inocentes cristianos,
ignorando este triste acometido,
la muerte desgarrando humanos.

Padre celestial, quita esta condena,
la sangre innecesaria, dando muerte,
y castiga a los criminales, sin una pena,
pagando una purga, en la cárcel fuerte.

Todo criminal, no puede ser olvidado,
aun por la causa, de los muertos idos,
porque los respalda, un pueblo amado,
los Jesuitas están, no han desaparecido.

En forma gradual, el criminal participa,
por la confianza que tiene el animal,
considerando el mal, que se anticipa,
pero la orden viene de un general.

¡Ay de los muertos ya devanados!
callan en los recintos de la tierra,
ellos no eran ni siquiera soldados,
y fueron objetivos de la guerra.




Wednesday, February 3, 2016

Te llevare en mi corazón (Ciudad Delgado)





Fuerza universal de mi alma,
recorriendo lindas ilusiones,
tu hondonada que da calma,
para vivir, en los corazones.

Ciudad Delgado y cordillera,
donde nace el sol y el amor,
con vientos de la primavera,
llevando el polen en fervor.

Por mi sangre llevo corrido,
el trueno del rayo luminoso,
cayendo por el atrio perdido,
dejando mi espíritu mugroso.

Viví contemplando el volcán,
que un día nos diera el fuego,
las piedras de lava, cual están,
a sus alrededores, sin el ruego.

Crecí en los cerros de amores,
como un extraterrestre venido,
¡Oh Ciudad Delgado y las flores!
el mundo pasando entretenido.


Tuesday, February 2, 2016

Lo que el hombre no sabe del rio





Se buscan los cangrejos debajo las piedras,
y en los ríos que llevan hermosos caudales,
claridad del agua, que alimenta las hiedras,
al arroyo del cauce, que en línea los raudales.

Un paraíso histórico, del hombre y su travesia,
lámparas del tiempo, que se adhieren en coplas,
mientras pasan los delirios, el agua ligero corría,
y en la tempestad frenética, el viento da soplas.

La ambición de ser distinguidos, ante la miseria,
de un mundo divido, que nos arrastra al hoyo,
la pertenencia de estar uno vivo, sin la histeria,
morirse frente a los buitres peinados, sin apoyo.

Nuestras mentes son producto, de lo establecido,
y de lo que está por establecerse, según el relato,
queremos elevarnos, a otro mundo muy perdido,
aplastamos y obedecemos, dando vueltas de gato.

Iba un reloj despierto, con las agujas en la marcha,
la corriente del rio, nos dio los cangrejos necesarios,
lo que el hombre percibe, la continuidad la escarcha,
por ser el producto, el miserable contra los proletarios.

Tiempo indefinido, tiempo infinito que nunca termina,
pido al cielo, que la humanidad pueda tener una idea,
mientras al socorro de la noche, la luna fresca ilumina,
para no morir al servicio, deshumanizando en la aldea.

Yo soy hombre y he venido a recoger el tiempo voraz,
a descubrir los secretos, de los importantes sentires,
que se adecuan en nuestros misterios, para esta paz,
porque tenemos algo en común, aunque no me mires.

Ya no encontraras la siguanaba, en el rio cotejando,
porque existe en la actualidad, otra forma de pensar,
los pobres, los oprimidos se mantienen casi flotando,
en la miseria, que los ricos imponen y al cielo consolar.